Pequeña reflexión sobre nuestro viaje a Indonesia

Indonesia es un país inmenso, formado por miles de islas, y donde viven unos 250 millones de personas. Con estas cifras, es fácil imaginar lo diferentes que pueden llegar a ser sus habitantes y sus paisajes. Son muchas las experiencias vividas y muchas las reflexiones que hemos hecho acerca de este país asiático, pero si hay algo que realmente merece ser destacado, es el gran ejemplo de tolerancia que hemos visto en Indonesia.

De mayoría musulmana, con un 10 % de cristianos, una minoría hindú en Bali y numerosas creencias animistas, la sociedad indonesia es sinónimo de convivencia. Los muyahidines de las mezquitas se unen a las campanas de las iglesias en las calles de ciudades y pueblos de Sumatra, los templos hindúes de Bali reciben con hospitalidad a los viajeros y devotos de cualquier otra religión, las culturas animistas celebran funerales y ceremonias ancestrales con el apoyo y la presencia de toda la comunidad.

Incluso la economía refleja en muchos casos esta heterogeneidad, y en los restaurantes de Java es fácil encontrar comida halal, en las tiendas de Bali se venden flores y artículos para realizar ofrendas y en los hoteles de todo el país, se puede encontrar una curiosa flecha en el techo que señala la dirección a La Meca.

Pero es en la gente donde mejor se ve esta convivencia: guías musulmanes trabajan codo con codo con conductores cristianos, niñas con velo juegan con niñas sin velo, y todos ellos se tratan y nos tratan siempre con una sonrisa sincera.

Si quieres descubrir Indonesia y sumergirte en este país de culturas y tolerancia, ¡contáctanos!