Buceando en Costa Rica


Costa Rica ofrece multitud de oportunidades para observar una gran variedad de vida marina. Con el Océano Pacifico por un lado y el Mar Caribe por el otro, temperaturas del agua entre 21 y 29º C, y una gran abundancia de especies, Costa Rica es el destino soñado de buceadores y aficionados al snorquel.

La zona más popular del país para realizar actividades submarinas es la Costa Pacifico norte, donde se pueden encontrar hasta 60 sitios de inmersión en la región de Guanacaste. Entre arrecifes coralinos,  afloramientos rocosos y montañas sumergidas, la fauna marina es abundante. Destacan aquí  las islas Murciélago y las islas Catalinas, que forman parte del Parque Nacional Santa Rosa, y el Golfo de Papagayo con sus formaciones de roca volcánica. Estos son los lugares más visitados por su variedad de fauna y su fácil acceso.

Otro lugar que no te puedes perder en la costa pacífica es la península de Osa, un auténtico paraíso biológico tanto en tierra como en el mar. De hecho, National Geographic lo declaró “el lugar más intenso del planeta a nivel biológico”. Aquí se encuentra la Isla del Caño, que constituye en sí misma una reserva biológica con abundante fauna y flora y es el destino ideal para los que quieren practicar tanto buceo como snórquel.

Para los que buscan un lugar con aún más encanto, recomendamos la famosa isla del Coco, lugar de leyenda que sirvió de guarida de los piratas durante décadas y que inspiró a Robert Louis Stevenson para su novela La Isla del Tesoro. Esta isla forma parte del patrimonio mundial de la UNESCO desde 1997, al cual se agregó en 2002 un área de 1.997 km2 a su alrededor. El oceanógrafo francés Jacques Cousteau la llamó “la isla más bella del mundo” y tiene mucha fama entre los buceadores ya que a se observan muy a menudo los más largos bancos de tiburones martillos del mundo (entre 200 y 600 especímenes).

La costa del Caribe es también un lugar privilegiado en cuanto a la vida marina, sin embargo existen pocos establecimientos que organicen esta actividad puesto que la mayoría de los viajeros prefiere el Pacífico. Se destacan dos sitios, Isla Uvita, donde Cristóbal Colón desembarcó en 1502 durante su último viaje al nuevo mundo conduciéndole al descubrimiento de Costa Rica. Alrededor de esta isla se encuentra una abundante vida marina así como los restos del Phoenix, un carguero que se hundió ya hace unos años, que atrae tanto a los peces como a  los buceadores. El segundo lugar forma parte del Parque Nacional Cahuita y aloja un arrecife de coral de 242 hectáreas así como un galeón español del siglo XVIII, del cual se pueden admirar los cañones llenos de coral.

La lista de fauna submarina que se puede descubrir en Costa Rica va desde las especies más grandes, como ballenas jorobadas, ballenas pilotos y diferentes especies de delfines, tiburones que viven en aguas calientes como el tiburón sarda o lamia, tiburón ballena, tiburón arrecife, tiburón martillo y tiburón de galápagos; a especies como la familia de las rayas :rayas águilas, raya de espiga, mobula modular, mantarraya y raya nariz de vaca, criaturas majestuosas que te dejarán atónito en cada aparición.  Además Costa Rica es hogar varias tortugas marinas, octópodas e hipocampos. Finalmente destacar los peces, entre los cuales se pueden ver el guaju, el pez vela, el pez payaso, el pez mariposa, el grammatidae, el pez ranisapo, y el Haemulon flavolineatum, por citar solo algunos.

Si aún no conoces Costa Rica y buscas un lugar diferente para disfrutar del buceo y admirar cientos de especies marinas, este es sin duda tu próximo destino.